Postales

BORRASCA

nieve3

4 de la tarde y es de noche en Copenhague. Te escribo desde el ático, una especie de palomar con ventanuco oval de vidrios astillados. Me rodean cajas, cajitas y cajones, algunas sillas apiladas, dos marcos viejos con el dorado descascarillado, maletas enfundadas en el verde del moho… Una extraña mezcla de recuerdos familiares, de infancias ajenas, olores y objetos de historias de otros y el rasgueo apresurado de las uñas de los roedores sobre la madera del suelo.

El techo de la estación de Bernstorffsvej reluce bajo el manto de nieve. El viento brama entre las ramas desvestidas de los árboles y en el horizonte, por sobre las casas, vuela un aire blanquecino que desdibuja los contornos. Los frágiles copos de cristal revolotean como los insectos bajo la luz de las farolas. El silbido del tren mød København, suave en las noches de verano, ha sido silenciado por la cólera del invierno.

En las ventanas de todas las casas hay un pabilo encendido, sereno en su andar lento hacia la muerte.

Diciembre de 2001

@DanielDimeco

Anuncios

SPIDINA AVENUE, TORONTO

 
2C$ el trayecto
Toronto
Sábado 1 de abril
2pm
 
Anduvimos varias calles y nos adentrarnos en el barrio chino de Toronto con la intención de reservar los billetes de autobús para, al día siguiente por la mañana, viajar a Niagara Falls.
 
En la primera planta de un centro comercial, repleto de creaciones made in Taiwan, encontramos la agencia de viajes regentada por un oriental bajito y regordete. A nuestro alrededor, las tiendas ofrecían sus mercancías: extraños animales muertos colgando de ganchos en los escaparates de alimentación, tarjetas postales y toda clase de ropas y Baratijas…
 
De vuelta en la calle, escuchamos el suave runrún del tranvía rojo y ecológico surcando la avenida Spidina.