Literatura en español

EL VIENTO QUE ARRASA

Auto abandonado

Entre los ojos del Reverendo Pearson y su ejército de conversos entregados no debe interponerse nada. Por ese motivo él se quita las gafas y las deposita en las manos de su hija adolescente antes de salir a escena a proclamar la palabra de Dios. Y, entonces, algo grandioso acontece. Algo que Leni, su hija, no puede explicar con palabras.

A Leni le gustaría que alguna vez su padre, el Reverendo, le quitase de un bocado esa cosa negra que tiene aferrada al pecho. La siente por las noches o cuando viaja con él por los caminos polvorientos de ese Noreste argentino sufrido y “abandonado” a los brazos del Diablo.

El viento que arrasa (Mardulce 2013) es otra obra punzante de Selva Almada, autora finalista del Premio Tigre Juan con Ladrilleros (Mardulce 2013 / Lumen 2014). Es de una narración salvaje, de una calma chicha que preanuncia la herida honda, el dolor ácido de esas almas solitarias que la vida coloca al margen de las carreteras. Gentes de paso con pasados duros, durísimos, que recuerdan a los personajes brutales de Cormac McCarthy.

Pearson siente una necesidad irrefrenable de salvar las almas, una tarea mesiánica que lo lleva a romper sin piedad los vínculos humanos porque, siempre, por encima está Dios o, mejor dicho, la iglesia evangélica de la que vive.

@DanielDimeco

CELESTINO ANTES DEL ALBA

‘La grande illusion’ by Laurent Chéhère

Celestino escribe y escribe como un loco hasta en los gajitos más finos de las matas de tribulillos. Celestino no es otro más que el alma gemela del propio autor, Reinaldo Arenas.

El abuelo de Celestino destripa a hachazos las matas escritas por su nieto y reeduca a fustazos a su mujer (cobarde, tramposa y malencarada), a sus hijas (todas putas) y a los hijos de éstas. Celestino antes del alba (Tusquets, 2002) es una novela de espíritus fantasmagóricos, hechos extraordinarios y, además, un homenaje a la libertad de imaginar y al derecho a expresarse, carente en aquella durísima Cuba en la que le tocó transitar al escritor.

La madre de Celestino, puta ella, se suicidó colgándose de una viga y pegándose candela, todo a la vez y entonces sobrevino un nuevo problema a enturbiar la no-paz de la casa: Celestino, el niño al que el narrador ve cada vez que se asoma al pozo del agua.

Pájaros, árboles, sonidos, aromas y vidas variopintas que rozan lo silvestre (o asilvestrado) del ser humano. Arenas abre una puerta a la inmensidad estimulante que es el universo ardiente del Caribe, a una verdadera selva con puerta trasera en un secarral.

LADRILLEROS

Ladrilleros

Ladrilleros (Mardulce 2013 para Argentina – Lumen 2014 para España) es una novela que muestra sin tapujos la pulsión feroz de lo primigenio, de lo más animal: sexo y fuerza. Las carreras clandestinas de galgos. Discusiones y peleas en los bares, como ocurría en el Martín Fierro o en los arrabaleros relatos de Borges.

Selva Almada (Argentina / 1973) describe magistralmente ese ambiente marginal que, para quienes hemos nacido en Argentina, de alguna u otra manera hemos sido testigos de historias similares.

Desde la primera página de Ladrilleros, los lectores tienen la posibilidad de arder en la caldera del Litoral argentino, en las brisas que llegan cálidas del norte y se cuecen en los humedales del imponente río Paraná. Imágenes de una fuerza silenciosa que describe con naturalidad acciones cotidianas.

Féminas, un poco víctimas, un poco pasionales, un poco conciliadoras, llevan las riendas del carro familiar, son las que trabajan y ahorran, pagan las deudas y alimentan a los hijos y se entregan con devoción al sexo con sus hombres, sus maridos, cuando estos regresan de los bares con muchas dificultades para tenerse en pie, pero con energías suficientes para follar-coger. Incluso las noches en que volvía borracho, ella se las arreglaba para que se le pusiera lo suficientemente dura como para sentarse encima.

La crítica feroz que Patricio Pron hizo de este libro destacando el modo “torpe en la presentación del habla de los personajes” o de las contradicciones de lenguaje me animaron a empezarlo y a devorarlo hasta el último punto. Celebro la posibilidad de estas narrativas que vibran, que cuentan, que dibujan universos para los lectores.

Selva Almada acaba de quedar finalista en el Premio Tigre Juan y a su paso por Madrid fue entrevistada por Carmen Garrido para Viaje a Ítaca.

MARATÓN LITERARIO: ‘EL MAPA DE LAS VIUDAS’

El miércoles 23 de abril, a las 14.00 horas, están invitados a la Casa del Libro de la calle Fuencarral 119 (Metro Bilbao, Madrid) a un maratón literario en el que tendré el honor de participar con El mapa de las viudas.
Esta vez me acompañarán dos excelentes actrices que leerán algunos pasajes de la novela y le pondrán voz a Eleonora Maler, la protagonista.
Ellas son:

Inma Cuevas, Premio Unión de Actores a Mejor Actriz Secundaria de Teatro 2014 por Cerda, obra escrita y dirigida por Juan Mairena.
Algunos de sus trabajos en teatro han sido: MBIG (Macbeth International Group), dirigida por José Martret en La Pensión de las Pulgas; True West de Sam Shepard, dirigida por José Carlos Plaza; La nieta del dictador de David Desola y dirigida por Roberto Cerdá, entre otras. El 8 de mayo estrena Constelaciones, una obra de Nick Payne, en sala Kubik Fabrik junto a Fran Calvo dirigidos por Fernando Soto.
En cine y televisión ha participado en: Lo contrario al amor de Vicente Villanueva; Al final del camino de Roberto Santiago o en programas como Galerías Velvet o La señora.
y

Ana Bettschen, integrante de la compañía Impromptus Investigación Teatral y profesora de técnicas de improvisación e interpretación en Laboratorio de Teatro William Layton.
En teatro ha trabajado en Romeo y Julieta de William Shakespeare dirigida por Francisco Vidal; Impromptus Op. 90 y Opus 91 ambas bajo la dirección de José Juan Rodríguez. Asimismo, ha participado en ha participado en Delirio, El príncipe y la corista, Heridas, Mujeres en la cornisa y Levante y ha estado dirigida por Antonio Llopis, Adolfo Simón y Carmen Losa.
En cine ha trabajado a las órdenes de Jordi Costa en Piccolo Grande Amore y La lava en los labios.

DULCE TRAGO DE LOCURA POÉTICA: LUCÍA CAMÓN

Foto de Lucía Camón


Lucía Camón es actriz, poeta y artista visual.
Su primer libro de poemas se titula Siete veces sí (Ediciones Libre Albedrío 2011).

El sonido de las palabras de Lucía Camón y la música de Borja Barrueta

Vancuber tiene edificios enormes
como carcajadas afiladas
y al fondo
una pradera verde
con nubes de tormenta.
Tiene un coche rojo
de los años 70
Y un río que a veces
lleva agua.
Vancuber tiene apartamentos
muy chiquitos
y también una casa en las afueras
con su solar y
su historia de terror.
Vancuber tiene pasos de cebra
y puertas diminutas
comida sin sal
y pepinillos en vinagre,
vasos de vodzca.

Foto de Lucía Camón

Vancuber es como
una gruta en plano,
como una nave nodriza
pendiente de despegue.
 
Vancuber es comida china
y alcantarillas de hierro,
pieles detrás de los cristales,
pis y perfumes.
 
Vancuber es una madre salvaje
con los pies metidos en el fango,
una cría de rata
que ama a los ratones de campo.
 
Una huella en la nieve,
y una pisada de vaca
en un campo de centeno.