La Pensión de las Pulgas

CLANDESTINA

bernalina.sofa_.1200x700

La Bernalina

Noche fría de abril. La niebla de humo y dióxido tiñe el aire de las habitaciones de una casa de la calle Huertas. Nadie llega hasta allí porque sí, todos han sido escrupulosamente invitados y para entrar han requerido de una contraseña a la vieja usanza, nada de digital. Es imprescindible burlar a la Guardia Civil. Gobierna Primo de Rivera y corren tiempos difíciles en esta España donde las fiestas libertinas se han convertido en clandestinas.

El aroma es cada vez más espeso, dulce amalgama del Varón Dandy de ellos, el Cocaína en Flor de ellas, el tabaco y el alcohol que resuman los alientos. Agapito, servicial mayordomo de la dueña de casa, Consuelo Portella, “La Chelito“, seduce a los tabiques nasales más arriesgados con polvos blancos dispuestos en esmeradas líneas sobre bandeja de plata. La conversación, amenizada por las teclas del piano que ejecuta el retraído Genaro, torna en bullicio filosófico y el corrillo se ciñe para beber de la sapiencia de María Zambrano, una de las invitadas de excepción.

Los versos sicalípticos salpican picardía de entre los labios de La Bernalina, cupletista y mujer enamoradiza, y hacen las delicias de un Madrid acallado por la mordaza oficial y la moral cincelada con salmos, rosarios y novenas. Los contoneos y cancioneros indiscretos se suceden agazapados intramuros, un regalo de libertad para los exclusivos invitados que se reúnen cada vez en un sitio diferente evitando levantar sospechas entre los vecinos, oídos avizores, siempre dispuestos a denunciar rarezas ante los estrictos funcionarios de la Ley.

Clandestina es un espectáculo de cabaret y humor, un gran trabajo de Cristina Bernal, en el papel de la cupletista, y de Ángel Burgos como mayordomo en una Pensión de las Pulgas entregada al encanto de unos personajes que hacen que el espectador salga de allí con ganas de sonreír y de pecar.

Lo primero que se quita la rosa es el corpiño, atinó a decirle Ramón Gómez de la Serna a La Bernalina antes de que la noche se volviera aún más peligrosa.

Clandestina
Texto: Cristina Bernal y Nacho Sevilla
Dirección: Nacho Sevilla
Reparto: Cristina Bernal y Ángel Burgos
Piano: Nacho Ojeda
Coreografía: Luis Santamaría
Producción: La Bernalina
La Pensión de las Pulgas, c/ Huertas, 48 – Madrid
Viernes de abril a las 22.00 horas

@DanielDimeco

Anuncios

THE “PERFECT” TEA TIME

e5d08-2-foto750x280

Un segundo es el tiempo que hace falta para liberar una emoción. El instante en el que el nervio espolea al estómago y éste se manifiesta en gritos cortos y repetitivos impulsados por el aliento. Las manos se restriegan entre sí compulsivamente hasta lograr esa rojez de dermatosis. Las piernas no paran quietas, como si evitaran pisar los hormigueros imaginarios. Todo parece fingido. ¿O es real?

Brenda tiene los hombros cargados, la exacta inclinación corporal que imprime el carácter retraído y la bilis revuelta. La primera impresión no escapa a la inevitable comparación con la también argentina Soledad Dolores Solari, el mítico personaje televisivo de Antonio Gasalla. Seres temerosos capaces de brutales psicopatías. Brenda vive horas felices. A las 5 o’clock, para ser bien british, ha invitado a su antigua pandilla de la adolescencia a un té de cinamon con trufas de coco en uno de los salones de La Pensión de las Pulgas. Una merienda al estilo de la mismísima Yiya Aponte de Murano, la envenenadora del porteño barrio de Montserrat. La celebración es especial ya que llevan mucho tiempo sin verse y todas ellas han sufrido transformaciones vitales que serán acicates perfectos para que la protagonista exponga sus artes de manipulación.

La vida de Brenda es un viaje entre la realidad y la fantasía, entre lo que puede ser y su monólogo interior, un complejo desequilibrio psíquico disfrazado de armonía de papel de seda. En cada paso que da hacia el pasado, la realidad y la ficción se mezclan y se enturbian más y más. Un comentario lleva al otro y emerge el pantano de los recuerdos que conecta con las vísceras, con los celos, con la envidia. Con el dolor de la soledad que punza las carnes y fabrica pus.

Mis cosas preferidas es una excelente idea de la directora argentina Macarena García Lenzi. Una dramaturgia que traza a la perfección el trastorno que se ha adueñado de una mujer presa de obsesiones, refugiada en el pasado y a la que cualquier alteración disparatada empuja al borde del abismo. Una interpretación magistral de Valeria Giorcelli, a quien los espectadores acompañan gustosos en un brutal descenso al lugar donde habitan las sombras frías y húmedas de la enfermedad mental.

Mis cosas preferidas (pieza para cuatro personajes con uno solo en escena)
Texto y dirección: Macarena García Lenzi
Interpretación: Valeria Giorcelli
Sala: La Pensión de la Pulgas – c/ Huertas, 48 – Madrid
Viernes 30 de octubre 20.30 horas
Sábado 31 de octubre 13.00 horas
Domingo 1 de noviembre 18.00 horas

@DanielDimeco

MEDUSA NAUFRAGA ENTRE PULGAS

cartel-medusa-completo

Los andares son rítmicos, serenados por el diseño italiano para pies que sólo pisan mármoles, céspedes de 18 hoyos y moquetas persas. La seguridad en sí mismos parte de dos centros de poder: una cartera que engulle en grandes cantidades y sus sexos.

En mitad de uno de los salones de La Pensión de las Pulgas (c/ Huertas, 48 – Madrid), una Melba emergida del lumpen entona un aria para el goce chulesco del médico anfitrión. Una carcajada disonante, aunque domesticada en colegio privado, se fuga y la mano de la responsable se posa en el pecho germinado de perlas, discreta entonación de un mea culpa sólo para entendidos.

La compostura británica del Perkins de turno, al que todos le cambian el nombre, soporta recriminaciones de sus amos y las quejas agudas de unas cervicales secas de tanto agachar la cabeza para masticar quina.

De repente, la balsa da un salto mortal y su panza queda mirando al cielo, negro y tormentoso, firmamento de diluvio social. L’élégance et la distinction abandonan las piezas de Baccarat y la mugre empieza a trepar por las piernas hasta alcanzar cuellos y circuitos cerebrales.

En La balsa de Medusa los caireles tintinean cuando los dioses, vestidos de negro Armani y viéndose enjaulados en sus propios olimpos, se deslizan abatidos en plena noche hasta precipitarse en el barro y la sangre, sedientos de Veuve Clicquot Ponsardin, asaeteados por el hambre y la locura, como los náufragos de aquella trágica Méduse del siglo XIX o los que se atrevieron a mirar a los ojos a la mitológica griega.

Este descarnado retrato de la alta sociedad corre a cargo de Antonio Escribano (dramaturgia) y Manu Báñez (dirección). Con un elenco que conforman: Marcial Álvarez, Antonio de la Fuente, Antonio Escribano, Sara Illán, Natalie Pinot y Josh Sánchez.

Lunes 20h y 22h / Martes 22h
Reservas: 638 752 812

Daniel Dimeco