LA LEYENDA DEL TIEMPO

fotonoticia_20150917190644_1280

España cambiaba y se alejaba de la negrura rural. Bernarda abrías las persianas y la luz clara oxigenaba las sábanas castas. Camarón de la Isla astillaba el silencio dejando que el sueño volara sobre el tiempo hundido hasta los cabellos y lo convirtiera en una leyenda. Flamenco revolucionario que desgañitaba a los que se negaban a hacer trizas el pasado.

El sueño de libertad tardofranquista se iba haciendo realidad, incluso antes de la muerte de Franco y alcanzó su cénit la noche del 28 de octubre de 1982, cuando el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), liderado por Felipe González, consiguió la abrumadora mayoría absoluta de 201 diputados. Esa noche España había dado un paso más hacia la convivencia democrática civilizada. Media España celebraba, la otra mitad se acurrucaba en el vientre del miedo.

Entonces gobernaban Ronald Reagan y Margaret Thatcher en el orbe anglosajón, Helmut Köhl en la RFA, Andreotti era el capo de Italia, Hassan el rey de Marruecos y Brezhnev agonizaba en el Kremlin. La banda sonora era responsabilidad de Pink Floyd, Gabo colocaba el Nobel en una vitrina en Macondo y Rafaela Carrá invitaba a probar el sexo en el Sur. Miguel Bosé con su estética ochentera no era tan inalcanzable como hoy que es padre de familia numerosa. La picardía de Benny Hill se instalaba en los salones desde Santander a Cádiz y el Mundial de Fútbol ponía a España en el centro del universo.

En 2018 todo será diferente y A España no la va a conocer ni su puta madre. Lucía Carballal y Víctor Sánchez, también responsable de la puesta en escena en LaZonaKubik, recogen el guante que oportunamente lanzara Alfonso Guerra y le dan vida a cuatro descendientes de aquellos celebrantes del triunfo de Felipe González. En 1982 y en 2018 los personajes se enfrentan a dilemas e incógnitas muy similares. Tendrán que decidir sobre un espacio común, la casa de aquella abuela que ya no vive y una España que tampoco está como era hace treinta y cinco años. Una historia de sueños cumplidos y rotos, de anhelos y fracasos compartidos.

Lucía Carballal ha sido seleccionada recientemente para formar parte del laboratorio Escritos en la escena del Centro Dramático Nacional que se podrá ver en junio del año próximo.

La voz de Camarón resuena en el aire, intentando que los sueños sigan flotando como veleros.

A España no la va a conocer ni la madre que la parió
Autoría: Lucía Carballal y Víctor Sánchez
Dirección: Víctor Sánchez
Reparto: Carlos Amador, Lorena López, Lara Salvador, Bruno Tamarit y Silvia Valero.
Compañía: Wichita Co
Lugar: Kubik Fabrik / c/ Primitiva Gañán, 5
Fechas: 9, 10 y 11 de octubre
Horario: Viernes y sábado a las 20h30 / Domingo a las 19h30

@DanielDimeco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s