EL BESO DE LA MUJER ARAÑA

El beso de la mujer araña by JuanVal

 Hombre contra hombre o amar y no poder como se quiere. En El beso de la mujer araña, Manuel Puig desgrana una historia llena de tensión sexual entre dos hombres encarcelados en los años setenta: un militante subversivo y un homosexual.

Dos hombres que luchan por sus ideas: cambiar el mundo mediante la violencia, el primero, y vivir junto a un hombre toda la vida, el segundo. Lo del matrimonio homosexual, ahora mismo tanto en España como en Argentina, que es donde se desarrolla la historia de la novela y de la versión teatral de Puig, no es un tema que conlleve grandes debates ni ponga en riesgo vidas ya que ambos países han aprobado sendas normativas matrimoniales entre personas del mismo sexo. Pero si nos retrotraemos a la década de los setenta, en una España que enterraba a Franco y en una Argentina que se desgarraba el vientre en una batalla fratricida, el hecho de manifestarse abiertamente homosexual no se concebía como una opción de vida en absoluto plausible y donde los implicados tenían que sortear el miedo a ser denunciados “por los pecados inconfesables”.
Puig hace una radiografía magnífica de estos dos hombres, Valentín y Molina, apresados por el sistema y prisioneros de sus propios pensamientos y prejuicios, dos granos de arena que sueñan con vivir una realidad diferente y ya se sabe que para cambiar una cosa hay que dejar otras importantes en el camino.

Fotograma de la película

Molina, un escaparatista de 41 años, recurre a una película para pasar las horas muertas en la cárcel. Valentín lo escucha con más o menos interés y ambos intercambian opiniones sobre los hombres y mujeres que la habitan: una de ellas es la mujer pantera, una chica que dibuja a la pantera del zoo. Ficción y realidad se entretejen. Poco a poco, ambos se van acercando, poco a poco empiezan a entenderse mutuamente y, uno de ellos, comienza a enamorarse.
El beso de la mujer araña, cuya versión cinematográfica recayó en 1985 en los actores William Hurt y Raúl Juliá y dirección de Héctor Babenco, es una obra de gran sensibilidad, una historia que muestra a cuerpo desnudo los flancos débiles de los seres humanos, más allá de sus formas de ser y de lo fuertes o no que puedan parecer. Y, además, no todo es lo que parece.
Manuel Puig, novelista y dramaturgo, nació en Argentina en 1932 y murió en México en 1990. Autor de novelas míticas como Boquitas pintadas, The Buenos Aires affair, Pubis angelical o La traición de Rita Hayworth, todas historias que no pasaban desapercibidas en una sociedad demasiado apegada a la moralidad formal. Puig fue homosexual declarado desde su juventud y militante de la causa.
Anuncios

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s