MOUAWAD O LA EYACULACIÓN DE LA SANGRE



Primero fue el rojo. Mirase adonde mirase, no veía más que rojo. Rojo era el mundo de los humanos. Siempre rojo. Para siempre rojo. Después una explosión de colores y de selva… Un coro de “voces” de felinos, perros, pájaros, insectos, peces… se alzan con la narración de esta particular novela del autor libanés afincado en Canadá, Wajdi Mouawad. Visiones diferentes desde ángulos variados: un ratón en su escondrijo, un gato aterrado por un asesinato salvaje, perros feroces como el propio nombre árabe del protagonista…

En Ánima (Destino 2014), Wahhch Debch busca a Welson Wolf Rooney, al asesino de su mujer. Le dio cinco cuchilladas, una de ellas en el vientre. En el abdomen. Una raja. Una raja en el abdomen. Una vagina. La violó por la raja. Eyaculó en la raja. Luego se fue. Dejó el cuchillo en el vientre, clavado en el feto. Y empieza la persecución que lo lleva a adentrarse más y más en la espesura del dolor que lo conducirá a su atroz origen en la masacre de Sabra y Chatila, Guerra del Líbano, año 1982. Un regreso inesperado de almas que penan en el purgatorio, una vuelta a las ánimas, donde todo arde, donde las pieles y las entrañas son devoradas hasta que queda, sólo, la osamenta. El calor y la muerte. El dolor del pasado que resurge como una catarata a partir de la rudeza del presente.
El canis lupus familiaris, uno de los personajes-narradores de la historia, ve en los ojos del protagonista el fatídico quiebre vital: supe que ese hombre había unido hacía tiempo, de un modo que sólo él conoce, su destino al de las bestias. Debch convertido en ánima errante en pos de la gloria indispensable que todo lo limpia.



Ánima de Wajdi Mouawad



Mouawad, dramaturgo consagrado con la tetralogía La sangre de las promesas (Littoral, Incendies, Forêts y Ciels) clava el puñal con gran maestría y mete a los personajes en el fango y en la brutalidad en un Via Crucis cuyas estaciones (pequeños pueblos desérticos de Estados Unidos) llevan nombres como Cairo, Lebanon, Carthage, Jerusalem Road, Thebes… sitios que nacieron de la palabra de Dios sin saber que éste les daría la espalda en cuanto que nacieran.

El riquísimo vocabulario de Mouawad y el carrusel de imágenes crecen a medida que la historia original de la novela va dejando paso a la máxima obsesión del escritor: la Guerra del Líbano, por la que él y su familia tuvieron que huir a Francia en 1977.

Como siempre, leer a Wajdi Mouawad o ver sus puestas en escena es una experiencia única, un golpe directo al estómago y una sacudida de cabeza.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s