EL PAN A SECAS




Mohamed Chukri
Beni Chiker, Rif – 1935



Así que en medio de un tórrido verano como hacía tiempo que no se conocía en Marruecos, me adentré en el mundo de Chukri, franqueé el umbral de su vida. Maravillado. Compadecido. Mis ojos devoraban sus palabras, mi cerebro grababa sus imágenes, sus personajes. Palabras de Abdelá Taia.
Tan sólo una vez he estado en la ciudad de Tetuán, en uno de esos trasbordos de película que tanto se añoran después que ha transcurrido un cierto tiempo. Crucé andando la frontera entre Ceuta y Marruecos, cogí un taxi compartido con tres marroquíes y llegué a la estación de autobuses de Tetuán. La ciudad me resultó agresiva, no en el sentido primermundista del término, sino de una agresividad urbana como la que tienen capitales como París y Roma. Tetuán, mezcla de polvo y decadencia, hombres y mujeres en tiempo detenido y llamada en sordina del muecín obligado a competir con el soniquete de los cláxones.
El pan a secas (Cabaret Voltaire, 2012) no es sólo una autobiografía de Mohamed Chukri, también es una crónica soberbia del hambre: Solía acompañarla al Zoco Grande, donde comprábamos pan duro a los mendigos debajo de un gran árbol, cerca del mausoleo de Sidi El Mejfi. Mi madre lo ponía a hervir en agua con un poco de aceite y especias. Y de la violencia paterna y el odio que genera en el protagonista: Si a alguien le deseo la muerte, es a mi padre. Lo odio, a él y a los que se le parecen, y no recuerdo cuántas veces lo habré matado en mi imaginación. Tan sólo me queda matarlo de verdad. El deseo de la muerte violenta del padre, como les sucede a los villanos de las películas que el niño miraba en el cine del pueblo mientras se fumaba un cigarrillo. Atracción y dolor emanan de la increíble prosa de Chukri.
Hombre en Marrakech
Foto by Carmen Garrido

Pero el autor compensa todo sufrimiento con el erotismo, apelando al instinto salvador. El despertar sexual del niño y las historias ardorosas en el burdel de Lalla Harruda o en el de las españolas. Con mujeres como Leila la Meona, Lalla Zhor, Rachida… O con mujeres de bocas pequeñas, como pequeñas tienen sus vaginas o eso le dijeron una vez. Sexo que se confunde con amor y el deseo que se acrecienta con el riesgo en la clandestinidad con Sallafa, en una chabola a orillas del mar, oyendo las sirenas de los barcos que atracan en la bahía de Tánger.

Las ciudades de Tetuán y Tánger rezuman dosis de semen, flujos, majoun, kif, sudor y alcohol. Vidas de vivos muchas veces casi muertos.
¡Al hamdulillah!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s