TIERRA HUMANA

La rendición del Príncipe Diponegoro ante el General De Kock
© Nicolaas Pieneman
7 de septiembre de 1898 en las Indias Orientales.
6 de septiembre de 1898 en los Países Bajos.Leer Tierra humana supone un ejercicio de paciencia, obliga a ralentizar los ritmos precipitados que muchas veces nos impone la lectura en este nuestro veloz siglo XXI, quizás una distintiva marca de la centuria, una prueba (inútil) de modernidad.

Tierra humana, del escritor indonesio Pramoedya Ananta Toer (Blora 1925 – Yakarta 2006), es un libro que requiere tomar cierta distancia, coger aire y adaptarse al vaivén sonoro de los cascos de unos caballos, a los diálogos asentados en un formalismo casi británico, muestra una cierta ingenuidad infantil a través de sus personajes que, al avanzar páginas, es posible descubrir que poseen un cuchillo escondido bajo las sábanas de seda y nos regala una estampa maravillosa del entramado político y cultural que convivían y conviven en el inmenso archipiélago que se extiende desde Sumatra hasta Papúa.

La narración está a cargo de Minke, el protagonista, un nativo de Java educado a la europea y que se desenvuelve en holandés. La historia empieza el mismo día en que la Reina Guillermina de Oranje sube al Trono de Holanda y, por ende, también se convierte en monarca de sus súbditos indonesios, de los habitantes de la antigua colonia: las Indias Orientales.
Es inevitable encontrar paralelismos entre Minke, un nativo sin apellido porque hasta entonces no había hecho falta tenerlos, según Magda Peters, la profesora de lengua y literatura holandesas en el prestigioso Instituto HBS de Surabaya, con el propio autor de la novela. Pramoedya Ananta Toer es el autor de El cuarteto de Buru (donde está integrada esta novela junto con Hijo de todos los pueblos, Hacia el mañana y La casa de cristal).

 

Buru hace referencia a una isla de las Molucas, un terrible penal indonesio donde Toer permaneció en cautiverio durante mucho tiempo y donde narraba las historias que más tarde volcaría en novelas a los demás compañeros de prisión.Toer describe pausadamente el abrazo entre dos mundos forzados a convivir y a mirarse ignorando de antemano al otro. Tierra humana es la historia del Imperio colonial holandés en el Extremo Oriente. Toer describe el crecimiento de un pueblo que, poco a poco, empieza a ser consciente de que no es holandés ni blanco y que tiene que vivir y sobrevivir por sí mismo, como los adultos, como la bella An, una niña mimada, hija de un colono blanco y de una concubina javanesa, Nyai Ontosoroh, que resulta asfixiada por el carácter y la determinación que a su madre le ha impuesto la dureza de la vida y que, sin quererlo, ha hecho que criara a un ser frágil y débil en un mundo que se resquebraja sin vuelta atrás.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s