YONQUI

William S. Burroghs
Saint Louis 1914 – Lawrence 1997
Editorial Anagrama
Ordre des Arts et des Lettres en 1984 (Francia)
Lou Reed, Susan Sontag, Allen Ginsberg, Andy Warhol… Los nombres son numerosos en aquella Nueva York mítica de Studio 54, droga, sexo y gran creatividad.

Buscando el colocón definitivo, William S. Burroghs narra detalladamente el declive de un hombre desesperanzado, incómodo con el status quo, descontento y un tanto triste. Es la viva descirpción de un calvario, de un cuerpo que va detrás de un picotazo, de un poco de morfina, de lo que sea con tal de no estar donde está.

Miembro destacado de la Generación Beat, Burroghs jugó con el lenguaje y la forma de narrar, quizás por ser yonqui, o tan sólo buen escritor, se propuso sobrepasar la línea e innovó, en la literatura y en su vida.

La droga como forma de vida. Y la vida debía vivirla al límite. Burroghs es de esos genios inalcanzables, siempre me ha recordado a Jean Genet y a Bernard-Marie Koltès.

Burroghs fue un explorador de oscuridades profundas.

En su epitafio se lee: American Writer.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s