MIENTRAS AGONIZO

William Faulkner
New Albany 1897 – Byhalia 1962

Editorial Anagrama

Hacen falta dos personas para hacerte y una sola para morir. Así es como va a acabar el mundo.
La lluvia se aproxima y cuando las nubes revienten, la riada arrasará con el puente que deben cruzar para llegar a Jefferson. Estamos en los campos de algodón del sureño Estados Unidos. Addie Bundren, moribunda, escucha a su hijo Cash serrar y martillar la caja donde la meterán en cuento muera. Y para eso falta muy poco.
Anse Bundren, el padre, se restriega las manos en las rodillas o, con los dedos pulgar e índice, se estira el labio inferior hacia afuera para echarse rapé. Darl, Jewel, Dewey Dell y Vardaman son los otros hijos.
La muerta, el padre y los hijos emprenden el camino al cementerio de Jefferson, donde nació Addie y donde ha querido que la devuelvan. Días de penurias, días de locura que acabarán trastornando a todos los miembros de la familia.
Y el hedor de un cadáver en avanzada descomposición.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s